Saltar al contenido
Te la digo en Colores

Iglesia y diversidad: ¿Se puede ser creyente e inclusivo?

San Sebastián es un santo venerado por la Iglesia católica y la Iglesia ortodoxa. Fue soldado del ejército romano y del emperador Diocleciano, quien —desconociendo que era cristiano— llegó a nombrarlo jefe de la primera cohorte de la guardia pretoriana imperial.

No es novedad que la población sexodiversa no heterosexual históricamente fue excluida de las instituciones religiosas tradicionales, se les prohibió el acceso a los sacramentos en consonancia con una cultura heteronormativa, patriarcal y machista. Pese a esto en 2017 se fundó en la provincia de San Juan la Misión San Sebastián. Al respecto dialogamos con Su Beatitud ++Alexandros Vladyka, Vladykado Autonomo del Cono Sur  y Arzobispo de Buenos Aires de 50 años de edad; quien actualmente vive en provincia de Buenos Aires, más precisamente en el Partido de la Costa.

Pregunta: ¿Qué es y cuando surgió Misión San Sebastián?

Respuesta: La Misión surgió hace 3 años, cuando personas LGBT se acercaron a La Glorieta con la necesidad de una contención espiritual que no encontraban en las diferentes instituciones religiosas reconocidas oficialmente

P: ¿Por qué se eligió el nombre de San Sebastián?

R: Porque es el nombre de un santo de la iglesia primitiva, un mártir que fue discriminado por su familia, la comunidad romana y la sociedad de su tiempo. San Sebastián es el santo que fue asesinado con flechas y se convirtió en el primer ícono gay de la historia.

P: ¿Qué objetivos tienen?

R: Nuestro objetivo es dar asistencia socio- religiosa a la sociedad de San Juan enfocado en la comunidad LGTB, la que ha sido rechazada por las comunidades religiosa tradicionales, que desobedecen el mandato de Cristo de Mateo 28:19 de predicar y bautizar a todos los hombres y naciones sin exclusión. El Evangelio está por sobre cualquier otro texto epistolar, sermón o magisterio de alguna comunidad cristiana.

19 “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo”.

Mateo 28:19

P: ¿Cómo surgió la idea de trabajar con la población sexodiversa no heterosexual?

R: No existe población sexodiversa ni heterosexual; Dios no tiene genero ni sexualidad, todos somos hijos de Dios con los mismos derechos, deberes y obligaciones. No son marcianos ni castas privilegiadas. Dios hace llover sobre justo y pecadores, no existe un cristianismo excluyente o incluyente, todos somos horizontales ante Dios. Todos son sus hijos y deben recibir la misma catequesis y sacramentos, Jesús no dejó sacramentos especiales, a todos ordena quien no come su cuerpo ni bebe su sangre no tiene vida. Esa errada diversidad que han creado las comunidades sectarias no es voluntad de Cristo, el nos redimió a todos no a grupos selectos.

“No existe un cristianismo excluyente o incluyente, todos somos horizontales ante Dios. Todos son sus hijos y deben recibir la misma catequesis y sacramentos, Jesús no dejó sacramentos especiales”.

P: ¿Cómo es articular con personas de otras instituciones religiones?

R: No es problema, cada cual debe respetarse entre sí, el primer testimonio de vida cristiana es el respeto al prójimo como así mismo. El segundo mandamiento entregado por Cristo es: ama a tu prójimo como a ti mismo. Si una iglesia difama, juzga o critica a otra Iglesia no es cristiana; el segundo testimonio de un cristiano y su comunidad o iglesia es ser forjadora y sembradora de paz, respeto y caridad.

Este ejercicio de articulación interreligiosa tiene un antecedente.

El Círculo Interreligioso, nació como una instancia de acercamiento de tres amigos, un musulmán, un judío y un cristiano ortodoxo. Independiente a las diferencias religiosas y culturales que distinguen a cada uno, la amistad se ha mantenido como un bien inexorable. Este ejemplo de amistad, llevó al nacimiento de CIAPD (Círculo Interreligioso de Amigos por la Paz y el Diálogo) el que comenzó a formalizarse durante los primeros meses del año 2020. En la actualidad el círculo ha realizado varias actividades interreligiosas, con metas a futuro de difundir estas experiencias.