Saltar al contenido
Te la digo en Colores

El político sanjuanino que salió del closet

Matías Sotomayor tiene 33 años, es funcionario del Ejecutivo Provincial y por primera vez contó cómo fue el camino dentro de la política sanjuanina al revelar su orientación sexual y luchar por el matrimonio igualitario hace diez años.

 

En la política no es simple el camino para alguien que revela su orientación sexual y más complejo aún es para alguien que vive en una provincia conservadora como San Juan. Matías Sotomayor, un joven sanjuanino que es asesor del gobernador Sergio Uñac, contó cómo vivió la sanción del matrimonio igualitario, el costo que tuvo que pagar al revelar su posición frente a este proyecto de ley y cómo hoy aún cuesta que las personas de la comunidad LGBTQ+ lleguen a espacios de poder.

Matías tiene 33 años, actualmente es parte del Ejecutivo Provincial. A diez años de la sanción del matrimonio igualitario, recordó lo que implicó haber revelado públicamente que era gay y que apoyaba esta ley. Al mismo tiempo, contó cómo Néstor Kirchner le dio el empujón que necesitaba para no perder su trabajo y ser libre. “Me llama la gente de La Glorieta, me llaman de distintos organismos de derechos humanos y también de la Legislatura para saber cuál iba a ser la postura de la Juventud Peronista ante el matrimonio igualitario. Estaba la consulta pública en la Legislatura, yo en ese momento era miembro de la Juventud Peronista y presidente del Instituto de Política Joven, que era un espacio que se construyó para generar cuadros políticos jóvenes. Tenía 22 años y bien claro mi orientación sexual, era un tema de batallar continuamente. En la Legislatura dije cuál era mi postura, a favor de la ley. En ese contexto los medios locales toman lo que dije y ponen que era el presidente de la JP, los compañeros pensaron que me había apropiado de la presidencia cuando en realidad se equivocaron porque yo era el presidente del Instituto de Política Joven”, apuntó.

En la Cámara de Diputados local había una vigilia en “defensa de la familia”. Frente a los legisladores, Matías dijo que apoyaba el matrimonio igualitario y citó una máxima peronista. “Les dije que dónde hay una necesidad nace un derecho, me dijeron que cómo podía usar las palabras de Evita para una cosa como esta”, relató.

“Me tuve que ir a Buenos Aires porque después de lo que pasó en la Legislatura recibí hasta puteadas. Fue en Buenos Aires cuando el compañero Juan Cabandié me llevó a Olivos y tuve una pequeña reunión con Néstor en Olivos. Me dijo que no iba a pasar nada después de la sanción, que mi generación iba a vivir en una sociedad más tolerante. Ese día sentí todo el apoyo que necesitaba”, continuó.

Durante la sanción del matrimonio estuvo esa noche en la plaza de los Congresos. Allí Matías festejó con un compañero de la secundaria.

El 2 y el 3 de agosto estaba prevista la cumbre del Mercosur. En la previa a la llegada de los mandatarios, pudo recuperar su trabajo gracias a una intervención de la ex presidenta Cristina Fernández, según dijo. “Néstor cuando vino para la cumbre inauguró una escuela en Chimbas, Néstor me firmó una bandera y me dijo que nadie me iba a tocar un pelo. Gracias a su intervención, en la política sanjuanina me empezaron a mirar de otra manera a pesar de que la ley cambió. Hoy comprendo lo que me dijo Néstor en ese momento, vivimos en una sociedad más tolerante, fue una grieta terrible, fue muy costoso”, agregó.

Matías analizó la realidad de la comunidad LGBTQ+ en San Juan y sobre todo de aquellos que no esconden su orientación sexual y se dedican a la política. “Seguimos soportando, a pesar de que se trata con más decoro, me da emoción que el vicegobernador Roberto Gattoni me mande una foto con la Legislatura teñida con los colores del orgullo. Yo no soy una persona que milita por la causa puntualmente, pero hoy nos seguimos comiendo que la gente pregunte por que él puto ese está ahí. Siguen interesados en mi orientación sexual, a veces incide en la conformación de una lista y se hace notar. Falta muchísimo para lograr la igualdad, vamos a tener la ley, la bandera pero lugares de decisión aún no tenemos y cuesta muchísimo. Tenemos que dar un salto cualitativo”, indicó.

Matías aseguró que si bien son más los que lo felicitan cuando sube una foto con su compañero de vida, aún hay muchas personas que continúan discriminando dentro de la política a quienes son gays. “Hay mucha gente en la política que no dice que es gay por temor, tenemos que dar un paso cualitativo”, agregó.

-¿Cón que soñás? Matías no se achicó y reveló que sueña con ser presidente o que alcance el sillón de Rivadavia algún compañero de su generación.

 

Fuente: Tiempo de San Juan